Kurzhaar
 

 

Introducción del editor
Punto de vista de una persona sagaz

Durante dos semanas nos hemos estado codeando con tres visitantes Argentinos e integrándolos cada vez que fue posible, en nuestros Jury de las pruebas de primavera. Ellos han atravesado el Atlántico especialmente para descubrir los perros de muestras franceses y su sistema de selección sobre piezas de caza de primavera..

Esta pequeña delegación estuvo compuesta por Marcos Giannone, presidente del Club Argentino del Braco Alemán, Rafael Digiano, presidente del Setter Club Argentino y Marita Dellepiane de Berczely, intérprete para la ocasión, pero sobre todo criadora de Bracos Alemanes renombrada en los dos continentes americanos, que nos ha enviado el punto de vista de una persona sagaz, bastante compartido por los otros dos miembros del grupo, a su regreso desde su vasto país plagado de piezas naturales de caza.

Un Guiño desde Argentina a la vuelta de un viaje cinológico excepcional
Open de Francia 2007

Luego de haber tenido la dicha y el placer de haber podido observar excelentes ejemplares tanto de razas de perros de muestra británicas y continentales, en el transcurso de ocho pruebas de selección a las que he tenido el honor de ser invitada, entre ellas el Open de Francia 2007 y las especiales de San Just y Vésigneul, les envio este pequeño guiño bajo forma de resumen de nuestras impresiones de viaje.
En la mayor parte de los ejemplares que he podido evaluar, los criadores franceses me han demostrado su sentido de equilibrio y arte, conforme a lo que nosotros conocemos de la historia y cultura de Francia. En el caso especifico del Braco Alemán, han encontrado, según mi punto de vista, un punto de equilibrio ideal. Dejando atrás el kurzhaar clásico y antiguo, del cual todavía se encuentran exponentes y no llegando al extremo de ejemplares que se pueden encontrar en otras partes de Europa, netamente mas próximos al tipo británico en vez de un típico Braco Alemán, con una búsqueda mecanizada en la cual no se encuentra esa búsqueda reflexiva e inteligente, con sus cambios de velocidades y su entrada en muestra “ con su disminución de velocidad ” tan típicas de nuestra raza.
Por el contrario, en algunos ejemplares de razas continentales, he visto que la pincelada de aporte de sangre británica ha sido un poco desmedida, perdiendo la tipicidad en movimiento y muestra del estilo de las razas de origen.
A pesar de los mas de 13.000 Km. que nos separan nuevamente, he visto algunas similitudes con nuestra organización, guardando la diferencia de magnitud de estos eventos en cantidad de ejemplares inscriptos, la necesaria eficacia organizativa y trabajo en estrecha colaboración, que uno puede observar y disfrutar en Francia.
Las charlas y almuerzos compartidos en pleno campo con amigos cinológicos, tanto allí como aquí, son magnificas. Aunque, les confieso, aquí extrañaré sus excelentes quesos, vinos y postres. No me resta mas que consolarme con nuestros sacrosantos asados.
Ver esa increíble cantidad de furgones, con magnificas instalaciones, llenos de perros y con pruebas de campo todos los días, es inconcebible en Argentina. Simplemente, aquí se elige ir a cazar, dado la posibilidad y diversidad de piezas de caza naturales. Hasta los mismos profesionales argentinos son ante todo cazadores.
Enfrente a estas diferencias, yo me pregunto si un tal gigantismo, con respecto a la gran cantidad de negocios que se desprende de todo esto, no compromete en algún aspecto la selección. Aquí se puede ver esto en pequeña dimensión en los concursos de estructura que se realizan cada fin de semana desde marzo a noviembre.
Por último, me permito una reflexión personal con la misma libertad que ustedes me sabrán perdonar, estoy segura de ello, a partir de las denigraciones que he escuchado claramente asistiendo al barrage del Open de Francia. Me gustaría saber porque algunas razas son consideradas mejores o superiores que otras. Las razas son simplemente diferentes por sus historias sobre el plano de su morfología y de su comportamiento.
Es tan emocionante ver un trabajo descollante de un setter, de un pointer, de un kurzhaar etc. Simplemente, son diferentes y hay que respetar sus diferencias, de lo contrario los criadores caeremos en el terrible y aburrido error de tener solo una raza o todavía mucho peor, ya no poder ver la diferencia de estilos por haber caído en un gran mejunje, al cual habremos llegado como fruto de un proyecto de “ pensamiento único”?

Espero no ser mal interpretada y no hacer mal a nadie. Solo soy, una apasionada y amante de los perros, que se conmueve y emociona ante un trabajo brillante de un gran ejemplar, sin importar la raza.
La excelencia se distingue, no importa donde.
No me resta mas que agradecer por la gran calidad de vuestra acogida bajo todo punto de vista, así como por la oportunidad que nos han brindado de enriquecernos en el plano cinológico junto a ustedes.
Simplemente, un “gran” gracias de todo corazón, muy particularmente a la gran familia del Braco Alemán de Francia.

Marita Dellepiane de Berczely