Kurzhaar
 

Página
1 - 2

Kurzhaar - Un Braco Alemán para los deportistas del mundo de la caza

En el siglo XIX y durante un período de no muchos años, nació la raza en Alemania y se desarrolló con la finalidad de cubrir las cambiantes necesidades de los deportistas alemanes en las cacerías. Los privilegios de la caza eran ya posibles a hombres de mediana posición, que no deseaban ni estaban en condiciones de mantener grandes jaurías especializadas. Se decía en aquella época, que quien salía a cazar con tres perros era que no tenía perro; de esto se desprende que quien quería disfrutar de la caza con un solo animal, este debía ser portador de una multiple capacidad. Un perro capaz de mostrar la pieza con su fino olfato que ya había descubierto a una distancia razonable del cazador que lo seguía a pie, ser capaz de cobrar la pieza, ya sea de pluma o de piel, por tierra o en el agua y además debía ser capaz de enfrentar o destruir todo animal depredador, como también poseer un instinto afinado para rastrear la huella de sangre de una pieza herida si era necesario.
La decisión de juntar todas esas cualidades en un sólo ejemplar necesitaba tiempo, trabajo y que todos los criadores colaboraran; este ultimo punto fue el más díficil, pues si bien todos estaban de acuerdo en el tipo de perro que querían había una gran discución de cómo iba a ser logrado, y que esas cualidades buscadas tuvieran una línea definida e immutable. Las controversias eran interminables, hasta nuestros días algunos criadores dicen que el origen actual debe buscarse en el viejo perro de caza español y nunca en el pointer o el sabueso ingles, mientras que por supuesto muchos opinan todo lo contrario.
Uno de los pioneros de la raza fue el príncipe Albrecht Zu Solms Brauen Fels de la casa real de Hannover, quien sostenía desde un comienzo, que la forma se logra a través de la función o sea que la única manera de lograr el ejemplar “multiuso” con todas las virtudes era la de utilizar los ejemplares que mejor cumplieran ciertos requisitos, sin preocuparse demasiado en los comienzos, por la apariencia del animal, la mejora se lograría por sí misma con el transcurso del tiempo y por el ejercicio de sus funciones, así él logró ejemplares extraordinarios para la época. O sea la forma fue desarrollándose junto con la función.
Todo tipo de ingredients entraron “en el cocido de este pastel”, sabueso, perro de muestra (pointer), bracos y algunas gotitas de setter. Todos se fueron mezclando sabiamente hasta lograr una raza totalmente nueva como la conocemos hoy en día.
Excelente perro que en su trabajo se adapta al terreno en donde actúa, sabe fusionar y armonizar los méritos de las razas inglesas con el de las razas continentals, conservando siempre fisonomía propia y una destacada personalidad.
Arranca decidido, exhuberante en acción, con galope continuo, enérgico, pero no impetuoso, brazadas continuas, orejas en movimiento, cabeza alta, y la cola llevada hacia abajo con movimiento vivaz. Su búsqueda es activa y muy amplia, describiendo diagonales rectilíneas y poco espaciadas entre sí, cuando el transcurso de la busqueda tiene la sospecha de la presencia de la caza, disminuye gradualmente su andar hasta el trote con las orejas erguidas y el cuello estirado, se dirige hacia el origen de la emanación, con ligera flexion de los miembros anteriores, cuarteando cerrado y muy atentos; superada la incertidumbre retoma decidido se andar habitual, con un brinco rabioso.
Cuando por el contrario se da cuenta de la presencia del ave, reduce gradualmente su acción pasando del galope exuberante al trote, luego al paso, concluyendo con la movilidad absoluta. Cabeza alta, dorso de la nariz sobre la horizontal, oreja retraída, ojo ardiente, cuello estirado, cuerpo flexionado sobre los miembros anteriores, generalmente más adelantados y los posteriors más flexionados aún. Cuando tiene la certeza de la presencia del ave, con inmediata contracción, retrae el cuerpo sobre los miembros flexionados, con la cabeza alta y el cuello estirado, procede cauto pero decidido. A veces muestra de inmediato.
Hay belleza en su muestra sin teatralidad, aún en las más disparatadas posturas; cuando después de la muestra, sigue el ave que busca alejarse, guía a cabeza alta, decididamente, pero con prudencia y en perfecto entendimiento con su conductor.
En Alemania y Austria, esta raza se usa como perro de caza integral y las pruebas de trabajo son de lo más amplias y exigentes
.

Marita Dellepiane

  Página 1 Ir a Página Siguiente >